Pages

martes, 8 de mayo de 2012

Jorge y su grupo


Charlie Weekend, Luis, Jorge, Rebeca, Noelia, José, Nadia y Ángel

Conocemos a un compañero de hospedería, se llama Jorge y es de Tuy (Pontevedra). Está de vacaciones y forma parte de un curioso grupo viajero formado por su hija Rebeca, Noelia , Nadia y Jose, con los que compartimos algunos momentos de nuestro viaje. Y digo curioso porque, según me detalla Rebeca, es casi un viaje iniciático. A Nadia hace más de 12 años que no la ve, es una "amiga" de la infancia y me cuenta que le pegaba (cosas de niñas). El viaje ha sido un súper reencuentro para iniciar una amistad sin malos tratos, dice sonriendo. Además viajan en una furgoneta de dos plazas + la zona de carga, donde sobre un colchón de gomaespuma, harán todo el recorrido entre maleta y maleta, al menos tres de sus miembros.

Las chicas se dirigen a la puerta estelar...

En el mercadillo volvemos a encontrarnos y Jorge está repostando hoja de coca. Hablamos con el vendedor y nos enteramos de que para que surta mejor efecto, hay que mezclarlo con "chista". Tengo el complemento en la mano, es oscuro y no huele a nada (parece un trozo de hachís). En la demostración posterior a la venta, el paisano cogió un trozo pequeñito de chista y lo envolvió en hojas de coca (retirando previamente los trozos de ramita de las hojas), para seguidamente introducírselo en uno de los carrillos, donde lo masticará un poco para sacarle su jugo. Esta masa verde-amarillenta que se forma, la irá moviendo entre sus encías, hasta que finalmente la escupa, después de un buen rato.