Pages

martes, 5 de abril de 2016

Una vida recorriendo el camino...



Con esta obra, Ángel, nos sorprende como escritor y fotógrafo, mostrando su estilo personal autodidacta y su entusiasmo, en cada línea y en cada foto.

Como persona de intensa experiencia en la vida, ha sabido entregarse por cada causa y con cada amigo. Ha sembrado su autenticidad haciéndonos ser auténticos. Nos ha mostrado su solidaridad por el desfavorecido, su tesón y su calidad personal, y hemos aprendido con él a ser amantes de lo pequeño.

Así ha quedado plasmado en este buen libro, que nos muestra un viaje por la bella Argentina, su mirada sobre las personas y sobre la naturaleza, su lenguaje interior y su generosidad al contárnoslo. Gracias por el regalo.


Carmen Benito


Pedidos


El Pico del Ángel nos relata la historia de un viaje por la bella Argentina, los encuentros con las gentes del lugar, con su cultura y sus tradiciones, los colores y la inmensidad de la naturaleza, así como las distintas situaciones vividas y reflejadas en el cuaderno de bitácora.


"P.N. Torres del Paine. El guanaco observa desde la ladera ... el puma entre la maleza detecta nuestra presencia, nos mira y continua saboreando su cena ... Heriberto nos indica que caminemos en fila de a uno para no llamar la atención del felino, mientras se detiene y prepara el trípode para grabar con su cámara de vídeo. Yo, un tanto excitado, disparo mis primeras fotos. Estamos como a 200 m. y la calidad de las imágenes no será demasiado buena, pero es un instante único".

Si quieres conocer en detalle esta historia, y otras que nos acompañarán a lo largo del viaje, te invito a sumergirte en las páginas de este libro, que seguro te sorprenderá. ¿Has viajado en alguna ocasión por Argentina y la Patagonia chilena?, te gustará recordar algunos de los lugares visitados y, tal vez, revivir aquellas emociones que te acompañaron, ¿las recuerdas?.

Si no conoces estas zonas del planeta, y has pensado alguna vez en visitarlas, estoy seguro de que esta historia te ayudará a decidir. Pide ya tu ejemplar.


Características de la edición y pedidos:

Encuadernación en tapa dura e impresión a todo color sobre papel couche de 170 gr. Formato 21 x 21 cm. Precio del libro contra reembolso 24 € (Precio final para envíos nacionales, a excepción de las Islas, Ceuta y Melilla).

Realizar un pedido es muy sencillo, necesitamos que nos envíes un correo electrónico a a elpicodelangel@gmail.com, indicando la dirección donde debamos efectuar la entrega.

El envío se hará contra reembolso por una empresa de mensajería, que te llevará el libro a tu casa o dirección de trabajo (donde te vaya mejor).


viernes, 11 de marzo de 2016

Chaltén




Chaltén es el nombre con que los tehuelches (aborígenes de la región) denominaban al cerro cuyo significado es "montaña que humea" y que, tiempo después, fue bautizado con el nombre de Fitz Roy por el hombre blanco.

Cuando Elal, transportado por el cisne, llegó a la cúspide del Chaltén, pudo admirar desde allí la grandeza y hermosura de la tierra que sería en el futuro, su tierra. Mientras Elal descendía por las empinadas barrancas, salieron a su encuentro dos terribles enemigos, Kokesne y Shie (Frío y Nieve) a los que derrotó el héroe golpeando dos pedernales que originaron el fuego. Tanto fue el estupor, que temiendo que Elal les enseñase la forma de hacer fuego a las aves y animales, se alejaron dejándolo descender del cerro. El Chaltén, por haber sido el primer punto de contacto entre Elal y la Patagonia, es considerado sagrado.


jueves, 11 de septiembre de 2014

En el Perito Moreno


Creo que el Perito Moreno debe ser uno de los destinos más visitados del planeta. Hemos subido al catamarán que nos acercará a la otra orilla del canal Brazo Rico, donde esperamos cabalgar a lomos del glaciar durante algo más de 5 horas.

Entre nuestros acompañantes, gente de todas nacionalidades y casi podría apostar a que soy el más veterano del grupo. Al final de la jornada, un whiskie con trozos de hielo del glaciar y una vista espectacular desde la popa de la embarcación mientras nos alejamos del frente del glaciar.

Para finalizar la jornada, el glaciar nos regalo un impresionante desprendimiento.


Vídeo de Luis Hualde

viernes, 4 de julio de 2014

Los Motoqueros


Fernando, Manolo, Alejandro y Toni, Los Motoqueros

Motoqueros: Este es mi pequeño homenaje a estos Motoqueros, personas de “mediana edad”, que no han perdido el espíritu aventurero y son capaces de enfrentarse con ilusión a todo un reto y superarlo con éxito. Os puedo asegurar, desde mi experiencia de motero, que lo que han hecho no es nada fácil y solamente está al alcance de unos pocos privilegiados, y digo privilegiados por que hay que tener algo interesante dentro para plantearse, y llevar a cabo, esta aventura Motoquera por el sur del continente americano. Enhorabuena.

Cenando con Los Motoqueros en el Motel La Frontera (entre Chile y Argentina)

Nos conocimos en Punta Arenas, íbamos a coger el transbordador para ir a Tierra del Fuego, y allí estaban ellos. Debo reconocer que me dieron un poco de envidia, por las motos, aunque nuestra experiencia ha sido fantástica, el tema de las motos es otra historia, pero todo se andará...

Deliberaciones en la ruta

Hasta la próxima aventura, compañeros.


miércoles, 26 de febrero de 2014

La Reina de las mariposas



Martina es una niña brasileña que conocí en las Cataratas de Iguazú, simpática y traviesa, no hay más que verle la cara... Además demostró tener unos dotes naturales para el posado.

viernes, 24 de agosto de 2012

En casa del Tero Guzman


A nuestra llegada a Salta, en El Álamo, nos habían hablado de esta zona, en la que había un pueblecito donde podríamos ver a las hilanderas indígenas utilizando técnicas de hace más de 500 años. Pregunté a Dardo por ello y le comenté mi interés por tomar algunas fotografías. Tras darme las indicaciones pertinentes de como llegar, me dijo que buscara al “Tero Guzmán”, el patriarca de una familia de hilanderos, y le dijera que iba de su parte (me entrego una tarjeta de visita para presentar).


Me presento ante el “Tero Guzmán” y le entrego la tarjeta de Dardo. Tienen una casa en la orilla de la pista, amplia y con bastante movimiento de gente. Me presento como fotógrafo interesado en hacer un pequeño reportaje sobre el trabajo de las hilanderas y me ofrece toda su colaboración. Se le ve un buen hombre, curtido en mil batallas, y muy trabajador. Una de las chicas de la familia está trabajando en ese momento en uno de los telares a cielo abierto y realizo algunas tomas. Más tarde, Tero también posará, mientras charlamos y nos enseña algunas revistas americanas que publican algunos reportajes sobre él. Si pones su nombre en Google, aparecen los internacionalmente prestigiosos ponchos salteños de “El Tero Guzmán”, nos dice.


Cuenta Alfonso, “El Tero Guzmán” que la técnica con la que trabajan es la misma que usaban hace 500 años los pobladores de estas tierras, herencia de las diferentes culturas a lo largo de los años, Puna, Calchaquíe y otras. Nos presenta a Vitalia Herrera, su esposa, que saluda brevemente y regresa a sus tareas en la organización de la casa, son más de veinte de familia y seguro que no le falta trabajo. Tras pasar un buen rato en su casa, nos despedimos deseándole mucha salud y suerte en la vida, a lo que nos contesta... “a la suerte se llega con trabajo, con mucho trabajo y... lo de la salud, eso está en manos de Dios”. “Adiós Tero, hasta la próxima”.


La Casona de Moldes